La imparable caída de costes lleva a la fotovoltaica a ser la fuente de energía más barata en varios mercados, incluida España

La imparable caída de costes lleva a la fotovoltaica a ser la fuente de energía más barata en varios mercados, incluida España