La energía solar en suelo puede ser “un refugio para la biodiversidad”