El exceso de eólica y los precios cero del sábado hicieron reducir potencia a la nuclear