España, octavo país más atractivo del mundo para invertir en energías renovables y el primero para cerrar PPAs